10 lugares que no te debes perder este verano al norte de Cáceres

Ya sabéis que nos encanta que vengéis a visitarnos al Valle del Jerte. Nuestra gastronomía, las suculentas cerezas y picotas, nuestros increíbles paisajes, bellísimos pueblos y la gente maravillosa que vive en ellos, nos hacen irresistibles para pasar unas maravillosas vacaciones. Por eso, os proponemos para este verano 10 razones para que os sea imposible decir que no y os aventuréis a disfrutarlo con nosotros. Feliz travesía ;)

Cuando oímos hablar de Extremadura nos viene a la mente una imagen de un árido desierto, una tierra de secano y un calor abrasador. No voy a negar que en mi comarca de adopción sea así en verano, en la comarca de la Serena, al este de Badajoz, concretamente en el pueblo de Cabeza del Buey. Una tierra donde en verano podemos llegar perfectamente a los 48 grados, aunque tenemos armas para combatirlo, como la cervecita fresca en vasos de barro congelado, la piscina del pueblo o incluso a pocos kilómetros una playa de agua dulce con Bandera Azul, el pantano de Orellana. Aún así, Extremadura se puede disfrutar en verano, sobre todo en las comarcas del norte de Cáceres, una tierra que linda con las estribaciones de la Sierra de Gredos.

Las comarcas de Gata, Hurdes, Ambroz, Jerte y Vera son mis favoritas para disfrutar de un verano de turismo rural muy activo. Tenemos chorreras y riachuelos por doquier, multitud de piscinas naturales donde huir del calor abrasador del verano e incluso miradores y pueblos que son únicos. Por ello he querido hacer una breve recopilación de 10 lugares que no te debes perder este verano al norte de Cáceres, una recopilación de algunos de los lugares que me cautivaron durante mis últimos viajes por las tierras del norte de Cáceres.

1.- Un mirador al Valle del Jerte

Valle del Jerte

El mirador de la memoria de El Torno es obra del escultor Francisco Cedenilla. Se inauguró en enero del 2009 y está formado por 4 figuras humanas, una mujer, un anciano y dos hombres jóvenes. Están realizados a tamaño natural y colocados sobre unas enormes piedras de granito. Desde allí hay unas vistas panorámicas muy buenas del Valle del Jerte. Se ve casi la totalidad del embalse de Plasencia y su cola, justo donde el río Jerte vierte sus aguas y empieza a ser retenido. Sin duda es un buen lugar para empezar un viaje por la comarca más famosa de Extremadura.

2.- Los Pilones de la Garganta de los Infiernos

Garganta de los Infiernos

Una de las rutas más conocidas y quizás más importantes del Valle del Jerte es la que conduce hasta los Pilones en la Garganta de los Infiernos, sin duda, un buen lugar para disfrutar de la naturaleza y de un buen baño en las frías aguas de estos jacuzzis naturales. Los pilones son el resultado de la acción erosiva del agua durante miles de años. La roca granítica ha sido horadada por el agua gélida que baja del deshielo hasta dar con estas formaciones tan características.

3.- El Pueblo más alto de Extremadura

Valle del Jerte

Piornal es el pueblo más alto de Extremadura, situado en el Valle del Jerte. Sus 1.175 metros de altura en la Sierra de Tormantos hacen de esta villa la más alta del valle y de la comunidad. Un pequeño pueblo de origen celtibérico que pasa gran parte del invierno cubierto por la nieve y en el que se celebra una de las fiestas más interesantes del norte de Cáceres, el Jarramplas.

4.- Perderse por los bosques del Castañar de Hervás

Bosques del Valle de Ambroz. Valle del Jerte

La ruta a través de los Bosques del Valle de Ambroz es una ruta circular de fácil trazado para toda la familia. Se puede hacer hasta el pueblo de Gargantilla y volver o realizar una ruta circular de unos 15 kilómetros que sube hasta casi el puerto de Honduras (el paso al Valle del Jerte). Sin duda, una de las épocas más bonitas para hacerla es en otoño, ya que los castaños tienen ese característico color ocre tan bonito de esa estación. Aún así en verano es una buena opción para adentrarse en la espesura del bosque y disfrutar de la naturaleza arropados por el fresquito del Valle de Ambroz.

5.- El Meandro más bonito de la península Ibérica

Valle del Jerte

En la comarca de las Hurdes se encuentra el Meandro Melero, considerado el meandro natural más bonito de la península Ibérica y uno de los parajes más bellos de la comarca. Está situado en el río Alagón, río que hace de frontera natural entre las Comunidades de Castilla y León y Extremadura. Su caprichoso trazado nos deja estampas naturales como la que veis en la fotografía, la mejor forma de disfrutar de este capricho de la naturaleza es desde el mirador de la Antig, a pocos kilómetros de Ríomalo de Abajo.

6.- El Chorro de la Meancera

Valle del Jerte

En el corazón de las Hurdes se encuentra el humilde pueblo de El Gasco. Allí termina la carretera. Se sitúa entre unas formaciones montañosas que hacen imposible avanzar por la comarca. Por ello esconde lugares increíbles como el Chorro de la Meancera, una cascada natural de gran belleza. El arroyo se precipita al vacío desde una altura de más de 100 metros, chocando con varias terrazas de piedra y ofreciéndonos una vista espectacular en un entorno digno de ver. Para llegar hasta este salto de agua se hace una ruta de fácil acceso de un par de kilómetros.

7.- Los meandros del río Malvellido

Valle del Jerte

El Gasco, por su ubicación en el corazón de las Hurdes entre una cadena montañosa esconde lugares increíbles. Buena fe de ello son los famosos meandros del río Malvellido, sin duda, un espectáculo de la naturaleza. Las gélidas aguas del río han trazado un caprichoso trazado irregular a lo largo del valle, dejándonos unos paisajes dignos de ver. En estos meandros aún quedan resquicios de la antigua arquitectura popular hurdana.

8.- Un mirador a la Vera

Valle del Jerte

Desde el Mirador de La Serrana hay unas vistas magníficas del bello pueblo de Garganta la Olla. Sus casas de arquitectura popular verata y los bancales de cultivo que rodean el pueblo lo hacen único en la comarca de La Vera. Además allí hay una estatua de bronce que representa a la Serra de la Vera, la leyenda de Isabel de Carvajal, vecina de Garganta la Olla que fue abandonada casi en el altar por el sobrino del obispo de Plasencia. Éste, poco antes de casarse con ella, pensó que no era un acto inteligente con respecto a su carrera eclesiástica, así que abandonó a Isabel deshonrando eternamente a la familia Carvajal. Por ello y por venganza, Isabel se fue al monte a vivir y desde entonces repudió a todo hombre que se encontraba, embaucándolos, emborrachándolos, gozándolos y matándolos finalmente en su cueva.

9.- Unas piscinas naturales bajo un puente medieval

piscinas naturales Valle del Jerte

En el entorno del Puente Parral de Jarandilla de la Vera se encuentra el área recreativa de las piscinas naturales de Garganta Jaranda, un lugar donde refrescarse en verano y disfrutar de las frías aguas que discurren desde la Sierra de Trabuquete.

10.- Un cementerio alemán en plena comarca de La Vera

Valle del Jerte

Es curioso, pero en plena comarca de La Vera, a pocos kilómetros de Cuacos de Yuste se encuentra este peculiar cementerio, donde descansan los cuerpos recuperados de los soldados caídos en territorio español durante el trascurso de las dos grandes guerras. A lo largo de la geografía española había tumbas de estos soldados, sobre todo en las costas, que era donde aparecían cuerpos de aviadores derribados o marinos naufragados. El Gobierno alemán dispone de un organismo con un nombre impronunciable que se dedica a velar por los cementerios de los alemanes caídos a lo largo de Europa durante el transcurso de la I y II Guerra Mundial y quiso reunir todos los cuerpos en un único lugar, así que el 1 de junio de 1983 fue inaugurado este peculiar lugar entre el Monasterio de Yuste y Cuacos de Yuste.

Fuente: El Economista.es

Comments


Here's your chance to leave a comment!

HTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>